FESTIVALES (no todo el monte es orégano)

casual-films-shoot

Y con el cortometraje llegaron las plataformas de festivales, y con ellas los caraduras que han hecho un negocio de ello.

Sí, cada vez son más los festivales fraudulentos que existen en plataformas como Festhome o Filmfreeway, por poner un ejemplo. Se trata de festivales que cobran una tasa por lo general de entre 5 y 20€ para no llamar demasiado la atención, y que en muchos casos no se proyecta corto alguno, o en su defecto se hace una proyección justificada en alguna casa de cultura de la localidad o el bar de un amigo. De esta forma queda justificado el cobro, y con la mención de los seleccionados en una Web basta para lucrarse mensualmente o incluso semanalmente.

Un festival que se hace mensualmente y cobra, es para desconfiar de él. Aprovecharse de las ilusiones de los cortometrajistas (en la mayoría de los casos novatos) es tener mala leche, pero claro, la pela es la pela, y frente a eso la desconsideración debe ir por bandera.

Las plataformas investigan los festivales para ver si son fraudulentos, pero consideran que una Web, y una proyección lo justifican, cosa que no basta. Los festivales deberían estar garantizados, empezar a controlarlos y que realmente merezcan la pena.

A estas alturas hay supuestos festivales que desprestigian más que otra cosa, para los festivales reales y sus seleccionadores, son ya conocidos los “laureles” de cada uno de estos fiascos, y por consiguiente la imagen del cortometraje queda en entredicho, llegando a tener prejuicios sobre dicho trabajo.

150915160516_tecnologia_estafas_redes_sociales_fraude_624x351_thinkstock

Esto es como todo. Algo aflora y de él se saca la picaresca, pero por suerte estas cosas terminan controladas gracias a la evolución del mismo sector.

Por otra parte el hecho de pagar por entrar en un festival y ser seleccionado, crea una adicción similar al del ludópata: pago, consigo, quiero más.

Cuidadín con esto, no todo el monte es orégano decía el refrán.

Anuncios

LA SELECCIÓN DE CORTOS (una dura tarea)

Hace poco tuve la oportunidad de volver a ser seleccionador en un festival nacional de una conocida ciudad española, y poder ver así como está el mercado del cortometraje a día de hoy, pues han pasado más de seis años desde que no veía el abanico de lo que se cocía en nuestro país en este formato.

Por lo general el propio festival cuando te contrata, te da las pautas básicas que ellos mismos adoptan para seguir un criterio de selección, en este caso eran tres:

  1. Buena calidad.
  2. Buena interpretación.
  3. Que emocionen de alguna manera.

La cantidad de cortometrajes presentados pasó con creces los 500 cortos, y de ahí saqué varias conclusiones.

El corto de ahora se presenta en general con una factura bastante considerable y alcanzando los 20 minutos en su gran mayoría. Algunos cortos superan la cifra de los 40.000€, algo con los que muchos se marcarían una peli low cost, seguro… Pero también encontré obras que probablemente no superasen ni los 100€, como “SAVE” de Iván Sainz-Pardo, un cortometraje con más de 40 premios en su palmarés y que narra una historia inquietante en un estupendo plano secuencia.

14563589_10154332716290342_6808660415508682175_n
Iván Sainz-Pardo en el rodaje de “AINHOA”

La calidad de imagen sacada de cámaras 4k, 8k, y formatos que seguramente desconozco, relucen con fuerza cuando el director de fotografía sabe bien como darles uso. Cortometrajes como “ULISES” de Aitor Gutiérrez, que rebosan profesionalidad por todas partes, con una magnífica producción artística, una interpretación magistral por parte de actores profesionales, y en general una producción monumental, hacen que el cortometraje alcance niveles mayores que los de hace 6 o 7 años, donde dejé de seguir el panorama nacional.

588208062_780x439

También he encontrado historias de bajo presupuesto, filmadas con las obsoletas cámaras de fotos, pero que sabían contar historias, eso sí, acostumbrar el ojo a movimientos de cámara con equipo profesional, hace difícil el cambio de chip para valorar el trabajo más humilde.

Está claro que igual que pasó hace años con los formatos SVHS, Mini DV o HDV, el FULL HD también está pasando a la historia dándose de lado por los festivales que apuestan por formatos más profesionales a sabiendas de que ahora son asequibles. Las ópticas a día de hoy son una clara carta de presentación según le das al play, y esto digan lo que digan, es así.

Dentro del formato corto siguen presentándose historias  más para festivales clásicos, como es el caso del cortometraje de Carlos Polo “HOME, SWEET HOME”, con una narración más poética y con claras pretensiones de victoria en festivales de clase A.

También tenemos cintas más arriesgadas que mezclan el cine ochentero americano en tierras españolas, hablo de Fernando Fernández Gómez con su tributo al cine yanqui “DOWNUNDER”, divertidísima y con unas interpretaciones que hacen que los minutos vuelen, un viento fresco que alivia las horas de visionado sin duda alguna.

17159281_752867191544407_189573220923215361_o

A mí, que me encanta el cine crudo y sombrío de Haneke, con lo cual me llamó la atención gratamente el corto “EL VESTIDO” de Javier Marco, que narra la escalofriante anécdota de un duelo en la vida de una familia de clase baja. Una cinta rodada con tiempos largos, y una fotografía realista que te sumerge en una atmósfera casi documental… yo lo vi en formato 4:3, algo que me sorprendió, pero que no le restó atención.

El-vestido-1

En definitiva el cortometraje ha subido mucho de nivel, y es muy difícil seleccionar tanto buen trabajo. En mi caso tuve suerte porque el festival admitía hasta 40 obras, pero si hubiera tenido que seleccionar un total de 15 o 20 como es en muchos casos… habría sido muy frustrante.

CORTOMETAJES LEGALES (¿la destrucción de un sueño?)

dsc_0127

LA EVOLUCIÓN DEL CORTOMETRAJE

La evolución del cortometraje tiene un doble filo, cada vez se hacen más presentes en festivales y en plataformas como Movistar +, pero como contrapunto la exigencia es mucho mayor.

Hace 10 años los cortometrajes no eran tan conocidos, los programas de edición de video domésticos aun no eran controlados por todos, y por supuesto las cámaras de video eran plenamente caseras, pensadas sólo para filmar la comunión del niño, el bautizo, o las vacaciones de verano… poco más. Las cámaras de fotos agregaron la función de video dando así una calidad mucho más profesional a los trabajos, y gracias a esto, y a los programas de edición domésticos, mucha más gente se lanzó al mundo del corto.

Antes era complicado encontrar festivales para enviar el corto, había que buscarse la vida no solo para encontrarlos, sino para seguirlos, pues internet no era la herramienta que es ahora.

Las plataformas de Internet se están comiendo a las distribuidoras, de hecho, las distribuidoras utilizan ya las plataformas, y es que no tiene sentido pagar material físico (caratulas, cajas, etc.) por algo que es plenamente digital. Como digo, las plataformas de distribución (Festhome, Movibeta, etc) se han hecho con el mercado, y han hecho, de paso, un buen negocio.

Algunos festivales han optado por cobrar la inscripción para financiarse el festival, otros te cobran algo simbólico para cribar de algún modo material amateur, y otros simplemente son un timo.

EL CORTOMETRAJE PROFESIONAL

Los festivales de Clase A, estos son los que si eres seleccionado, o los ganas, te dan un pase directo a la preselección de los Goya, por ejemplo. Pues estos festivales son cada vez más, y más exigentes. Para ser nominado al Goya es necesario que tu producción sea legal, esto es que tengas dado de alta al equipo en la seguridad social (autónomos, lo que sea, pero legal), son exigencias de la academia que es criticado por unos y alabado por otros.

Se trata de un tema peliagudo, pues el cortometraje hasta hace nada era considerado como una forma de aprendizaje frente al largo, y poco a poco se ha ido reclamando su condición como cine en toda regla, y claro, si esto es así, pues tendrá las mismas condiciones que rodar un largometraje.

maxresdefault

Es cierto que hay dos tipos de producciones de cortometraje, las de mucho presupuesto y las de poco. Las producciones que consiguen esos 20 o 30 mil euros para rodar, se permiten la legalidad requerida, los que se ruedan con 500 0 1000 euros lógicamente no.

Algunos debates en la red han acogido radicalidades como “si no puedes dar de alta a la gente en tu corto, no lo hagas”, algo que me sorprende cuando en su Facebook parece ser de izquierdas y de mente liberal… a mi me parece una forma de pensar bastante fascista y represiva, pero claro, es solo mi opinión.

Restringir la creatividad, el talento y la pasión por no tener dinero es poco más que deleznable. El cine es libertad ante todo, y poco a poco lo van reprimiendo las intransigencias laborales como si de un negocio a pie de calle se tratase. Y no critico al hecho de ser “legales” sino el clasismo que se ha generado en torno a ello, que sin duda lo hay.

Muchos actores, entiendo que nuevos en esto, critican en hilos de conversación donde se anuncia un papel para un corto NO remunerado; alegando precariedad y humillación para el sector, pero he hay mi pensamiento de “nuevos en esto”, porque es evidente que no todos pueden pagar un sueldo, y si seguimos ese razonamiento, jamás pagaríamos a actores NO conocidos, pues dentro de las “reglas del marketing” rige el tener caras conocidas en los trabajos para mayor impacto.

time_code

Hay que entender que el cortometraje de bajo presupuesto sirve para la liberación/expresión de su director, y lo mismo para el equipo, pues trabajar en el cine siempre es pura vocación. Tenemos que mirar este tipo de producciones como una oportunidad de crear cine, aprender, tomar tablas y subir un escalón profesionalmente, porque no hay otra manera de aceptarlo. Son muchos los actores profesionales que han pasado por cientos de cortos, quienes no dedicamos a esto hemos visto crecer a actores hasta su nominación a Los Goya o ser premiados… un claro ejemplo en este año es Luis Callejo, una cara familiar en el mundo del corto, el cual le dio la oportunidad de darse a conocer y de construir el profesional que es ahora.

Cuando leo comentarios ofensivos hacia los directores en anuncios no remunerados, no puedo evitar acordar de lo duro que es sacaran una producción sin apoyo económico, y creo que eso no lo saben ver quienes lo critican de tan mala forma.

thumb_6101_media_image_1144x724

Quien se mete en la realización de un cortometraje termina entendiendo los dos lados de esta pasión… sabes que tanto un corto sin presupuesto, como con el, es siempre difícil de sacar adelante. Es difícil conseguir el dinero, pero una vez lo tienes la cosa ya no es tan cuesta arriba. En cambio, sacar una producción sin un duro, es una locura de principio a fin porque la moral y la ética ya no es la de un niño, y sabes que todo el esfuerzo y el tiempo de tu equipo es difícil de recompensar, y sobre ti cae la responsabilidad de que ese trabajo llegue lejos.

Para concretar quiero dejar claro que estoy a favor del corto profesional, con todo debidamente realizado en términos legales, y reivindicar un nuevo modelo para quienes no consiguen esas ayudas. Tal vez la evolución haya perjudicado reprimiendo los sueños imparables de quienes aman y quieren hacer cine. Y eso no debe ocurrir en una profesión que antes de llamarse así, es, y ha sido siempre el sueño imparable de muchos.

maxresdefault-1

KUBO AND THE TWO STRINGS (mucho más que stop motion)

kubo-makingof1

Hace un par de semanas se ha viralizado un pequeño video del Making Of de “Kubo and the Two Strings”, película estadounidense de animación en stop motion en 3D producida por Laika de Focus Features, que está causando sensación en las redes.

No hay nada como un buen trocito de making of para publicitar estos grandes trabajos, y por ello hemos querido dejar este video con algunos minutos más para poder disfrutar de tal grandioso trabajo.

Espero os guste.

 

 

Teaser  “La Muerte de Ingria”

frame-ingria-8

De nuevo barriendo para casa, no quiero dejar escapar la oportunidad de presentar el Teaser de mi último cortometraje “La Muerte de Ingria”, y esta es una de las escenas más inquietantes del film, donde lo onírico enmarca la escena.

El miedo, y lo pesadillesco van de la mano en este nuevo cortometraje donde no hay psicópatas asesinos, ni Gore alguno… tan sólo una sencilla historia donde lo paranormal cobra todo el protagonismo. Algo nuevo dentro de la factoría Brincadeirafilms, con la producción de El Desafío PC, y el patrocinio de AJE GROUP.

*Recomendable poner el video en 1080 HD

 

REVOLUCIÓN (sencillez y genialidad)

Captura de pantalla 2016-05-23 a las 12.19.15

En 2002 Martin Rosete nos deleitó con una cortometraje sencillo y magistralmente filmado. Un relato del escritor polaco Slawomir Mrozek al que da vida de una forma hipnotizante el actor Miguel Rellán, que además de mostrar una interpretación compleja, narra de manera impecable el relato, dejando al espectador pegado a la pantalla.

Este es un ejemplo de dirección sublime, todo rodado en un único decorado, y con tres elementos con el que el actor debe jugar a la vez que las palabras narran dicha revolución… Una narración que sin duda da que pensar, una narración que habla de tantas cosas entre líneas, que es imposible no verlas.

Espero que lo disfrutéis.

CORTOMETRAJISTAS (la condición del jurado)

12717997_935946616523232_6156476389346757604_n

En estos 10 años que llevo en la competición (suena mal, lo sé) de festivales de cortos, he notado muchos cambios para mal en mi forma de crear… y es que los festivales condicionan mucho a la hora de realizar cortometrajes, te convierten en una especie de analista de mercado que termina influyendo en lo que escribes….

Por lo general las historias que escribo no son muy comerciales que digamos… es decir, no son historias que agraden a un público mayoritario…. No suelo denunciar situaciones sociales, ni suelo contar historias sobre vidas rutinarias, y en el ámbito del terror no soy partidario del gore por el gore, o el susto por el susto….

Pensándolo bien sería más fácil estudiar lo que suele funcionar y así darme alegrías con mayor número de selecciones y premios, pero claro, si realizo cortometrajes es porque me gusta hacerlo, porque me gusta contar lo que me apetece contar, y como me da la gana contarlo…. Entonces eso es justamente lo que decidirá el tipo de público que te seguirá… no será una mayoría, pero será el justo y necesario.

1937168_1111455698887439_9124133729269848859_n

Hitchcock dijo una vez: “la clave del fracaso es intentar agradar a todo el mundo”… entiendo que se refería a un fracaso personal, como autor, porque está claro que si hablamos de éxito contabilizando selecciones y premios, es todo lo contrario, agradar es la clave del éxito…

Si eres realizador novel tendrás la satisfacción de permanecer puro ante el gigante festivalero… poco a poco te influirá el número de selecciones, y si eres débil terminarás sucumbiendo a las mieles de lo estipulado… terminarás realizando cortos que gusten a otros, aunque a ti no te satisfagan… una manera de engañarte a ti mismo muy sutil… porque realmente tu éxito está en hacer lo que te gusta, como te gusta, y que guste… aunque no sea a todos.

En mi caso no me gusta la comedia, no realizo comedia, y esto teniendo en cuenta que sigue siendo la comedia quien se lleva el gato al agua en casi todos los festivales. Pero la comedia no me aporta nada interesante, como decía Truffaut. Así que si tuviera que hacer comedia, sería por encargo y cobrando… porque ya que esto no genera más que gastos, al menos que la sarna no pique.

12718356_1134503953249280_6245931900833923700_n

Con esto sólo pretendo hacer algo de terapia de grupo para quienes se sienten un poco apartados de las listas de selecciones de los festivales… Ya he explicado en varias ocasiones como funcionan, y por qué funcionan así, por lo que no hay que alarmarse.

Hagan lo que les plazca… no se dejen amedrentar por la opinión de otros. Recuerden que casi todas las celebridades de cine, antes han sido menospreciados.