LA MORAL FRENTE A UN LARGO (la ilusión devastada) 

Hablando con dos compañeros que han conseguido rodar su primera película sin productoras potentes que les amparen, ni dinero que lo pueda cubrir todo, me doy cuenta de la duda existencial en la que los dos coinciden sin ni siquiera conocerse.

El camino hacia el rodaje de una película es tan largo y dificultoso, que cuando terminan totalmente exhaustos su odisea, alzan la mirada y se dan cuenta de que ahora les queda otro camino por  recorrer… el de la distribución, los festivales, las salas de cine… triunfar.

mg_2246

Este camino no es tan agotador como el de la pre-preproducción, pero es el camino que moralmente te puede hundir hasta el mismísimo infierno.

Mover una producción de cortometraje profesional es una demo de lo que podría ser producir un largometraje, y teniendo en cuenta todos los factores, es simplemente demoledor tan solo pensar en ello.

Una vez terminada la película y haber conseguido que se vea aunque sea en una sala, a las seis de la tarde durante una semana, llegan las primeras críticas, unas críticas que vendrán sin edulcorar, sin paños calientes, directas a matar para bien o para mal, y claro, nadie tiene en cuenta tu proeza por haber conseguido llegar hasta ahí.

Los festivales de referencia son como burbujas de oxigeno que te animan a continuar el camino, pero claro, entrar en festivales como Cannes, Venecia, Sundance o Sitges, es complicado. Mostrar tu película a productores y distribuidores es uno de los pasos a seguir si quieres estrenar como dios manda en múltiples salas de todo el país y hacerte un profesional. Cuando la cinta no es seleccionada, un martillo de una tonelada te golpea en la cabeza sin piedad, y tu ánimo se desploma.

Eva-Longoria-2012-Cannes-Film-Festival-19

Hay que ser fuerte mentalmente, y claro, si tras el rodaje de un corto no te quedan fuerzas para continuar, al menos durante una buena temporada… imagínate de un largometraje.

Somos yonkis de contar historias, nos apasiona el cine y el recurso más asequible es el cortometraje. Puedes contar una historia con un presupuesto alto, o exprimir tu ingenio y rodar sin un duro. Con sinceridad, los festivales apuestan por el formato caro… la factura de unas buenas ópticas de cine nada tienen que ver con la cámara de fotos típica que se usa para filmar… pero con una buena historia, y unos buenos actores, eso puede quedar en segundo plano a ojos de los más exigentes.

el-mariachi-carlos-gallardo-robert-rodriguez

No encuentro una moraleja para esta historia, pero si una frase cinéfila: “siempre nos quedará París”… bueno, como si París fuera barato.

 

En fin…

 

Anuncios

STOP THE HORROR

la muvida-cine

Muchas veces se lanzan videos a internet con eslóganes tan atractivos como este, que reza así: “el cortometraje que nadie puede ver más de 15 segundos”.

Bien, por ello lo vi, sin duda el marketing es efectivo, y la verdad es que creía que se trataba de un corto de terror, y además pensé que iba a ser tan malo como aquel viral de “LIGHTS OUT”, pero lo que me encontré fue un corto promocional que dentro de un terrible drama basado en hechos reales, nos hace ver lo necesaria que es la eutanasia.

No, no lo paras a los 15 segundos, como te digo esto no es más que marketing, pero es realmente estremecedor…. Y no hablo de las imágenes, el corto se podía haber rodado mejor, indudablemente, pero si miramos más allá del arte, podremos ver la denuncia, y está está bien clara.

 

TOBE HOOPER (hasta siempre)

2e0c933332945ee00779db2cb3058140

Tobe Hooper nos deja con 74, demasiado joven a mi parecer. Normalmente no hago mención de todos los cineastas, actores, o gente de este mundo que nos deja, no por nada, sino porque este blog podría convertirse en un obituario.

Pero Hooper fue sin duda un director que con su Matanza de Texas (The Texas Chainsaw Massacre) dejó huella en mí cuando sólo tenía 8 años.

Fue la película donde aprendí a enfrentarme al cine de terror, donde mi madre me decía que eso era solo tomate, refiriéndose a la sangre, y que los cadáveres eran de mentira…. Fue entonces cuando comprendí que el cine de terror ocultaba autentica magia, y tal vez por ello por lo que me enamoré del cine de terror.

En 2008 rodé mi propio homenaje a la familia de chalados que Hooper creo en 1974, mi familia era de Segovia (España), y de igual manera, estaban como un cencerro. El corto tuvo mucha aceptación en los festivales y entre el público amante de lo bizarro y la comedia negra. Como homenaje, y no podía ser de otra forma, lo dejo aquí hoy, rindiendo memoria al gran Tobe Hooper.

La Casa Brown. Para ti Tobe, descansa en paz amigo.

FESTIVALES DE TERROR (sangre y nada más)

 

Cabin-Fever-(film)-wallpaper

Me encuentro inmerso en un proyecto de cortometraje de género algo distinto al que se viene conociendo en el ámbito del cortometraje. Se trata de una historia de terror que se encuentra comedida en los baremos del drama. Y con esto surge siempre la duda: ¿gustará en festivales?

La pregunta es destacable, pues la mayoría de los festivales de terror buscan la sangre, el asesinato, de alguna forma el Slasher, y dejan fuera gran parte de cortometrajes con menos  sangre, pero de mayores matices en guión, construcción de personajes, arte, etc… en definitiva, cortos más cuidados y de menos impacto visual.

secuencia-01-00_03_37_20-imagen-fija001

La cuestión es que se echa un poco de menos la valoración cinematográfica en ciertos festivales de terror. Me parece bien que se defina el estilo, que en las bases recalquen cuales son las temáticas favoritas o los criterios de selección y así evitar una distribución en vano. Pero no suele ser así, los festivales de menor categoría prefieren hacer alarde de la cantidad de cortos que han llegado sin importarles en absoluto el esfuerzo y el dinero que hay tras una distribución.

A día de hoy existen festivales de terror y fantástico que examinan la calidad del producto que les llega, y esos son los realmente interesantes para quienes se dejan la vida en una producción encarecida por conseguir un buen trabajo cinematográfico.

Encarecida no tiene por que ser económicamente, puede tratarse de una producción humilde pero con todos los factores sacados a relucir de igual manera. Trabajarse una buena producción no está solo en manos de los adinerados…. Las ayudas, crowdfunding, colaboraciones materiales y de más, están a la orden del día para conseguir una factura cara “low cost”.

Slasher-1

La cuestión, y lo que reivindico son festivales más comprometidos con el cine, y menos con la competición de número de cintas recibidas… y por supuesto una valoración más allá de “llenar asientos”. Tal vez poco a poco veamos la evolución.

FESTIVALES (no todo el monte es orégano)

casual-films-shoot

Y con el cortometraje llegaron las plataformas de festivales, y con ellas los caraduras que han hecho un negocio de ello.

Sí, cada vez son más los festivales fraudulentos que existen en plataformas como Festhome o Filmfreeway, por poner un ejemplo. Se trata de festivales que cobran una tasa por lo general de entre 5 y 20€ para no llamar demasiado la atención, y que en muchos casos no se proyecta corto alguno, o en su defecto se hace una proyección justificada en alguna casa de cultura de la localidad o el bar de un amigo. De esta forma queda justificado el cobro, y con la mención de los seleccionados en una Web basta para lucrarse mensualmente o incluso semanalmente.

Un festival que se hace mensualmente y cobra, es para desconfiar de él. Aprovecharse de las ilusiones de los cortometrajistas (en la mayoría de los casos novatos) es tener mala leche, pero claro, la pela es la pela, y frente a eso la desconsideración debe ir por bandera.

Las plataformas investigan los festivales para ver si son fraudulentos, pero consideran que una Web, y una proyección lo justifican, cosa que no basta. Los festivales deberían estar garantizados, empezar a controlarlos y que realmente merezcan la pena.

A estas alturas hay supuestos festivales que desprestigian más que otra cosa, para los festivales reales y sus seleccionadores, son ya conocidos los “laureles” de cada uno de estos fiascos, y por consiguiente la imagen del cortometraje queda en entredicho, llegando a tener prejuicios sobre dicho trabajo.

150915160516_tecnologia_estafas_redes_sociales_fraude_624x351_thinkstock

Esto es como todo. Algo aflora y de él se saca la picaresca, pero por suerte estas cosas terminan controladas gracias a la evolución del mismo sector.

Por otra parte el hecho de pagar por entrar en un festival y ser seleccionado, crea una adicción similar al del ludópata: pago, consigo, quiero más.

Cuidadín con esto, no todo el monte es orégano decía el refrán.

LA SELECCIÓN DE CORTOS (una dura tarea)

Hace poco tuve la oportunidad de volver a ser seleccionador en un festival nacional de una conocida ciudad española, y poder ver así como está el mercado del cortometraje a día de hoy, pues han pasado más de seis años desde que no veía el abanico de lo que se cocía en nuestro país en este formato.

Por lo general el propio festival cuando te contrata, te da las pautas básicas que ellos mismos adoptan para seguir un criterio de selección, en este caso eran tres:

  1. Buena calidad.
  2. Buena interpretación.
  3. Que emocionen de alguna manera.

La cantidad de cortometrajes presentados pasó con creces los 500 cortos, y de ahí saqué varias conclusiones.

El corto de ahora se presenta en general con una factura bastante considerable y alcanzando los 20 minutos en su gran mayoría. Algunos cortos superan la cifra de los 40.000€, algo con los que muchos se marcarían una peli low cost, seguro… Pero también encontré obras que probablemente no superasen ni los 100€, como “SAVE” de Iván Sainz-Pardo, un cortometraje con más de 40 premios en su palmarés y que narra una historia inquietante en un estupendo plano secuencia.

14563589_10154332716290342_6808660415508682175_n
Iván Sainz-Pardo en el rodaje de “AINHOA”

La calidad de imagen sacada de cámaras 4k, 8k, y formatos que seguramente desconozco, relucen con fuerza cuando el director de fotografía sabe bien como darles uso. Cortometrajes como “ULISES” de Aitor Gutiérrez, que rebosan profesionalidad por todas partes, con una magnífica producción artística, una interpretación magistral por parte de actores profesionales, y en general una producción monumental, hacen que el cortometraje alcance niveles mayores que los de hace 6 o 7 años, donde dejé de seguir el panorama nacional.

588208062_780x439

También he encontrado historias de bajo presupuesto, filmadas con las obsoletas cámaras de fotos, pero que sabían contar historias, eso sí, acostumbrar el ojo a movimientos de cámara con equipo profesional, hace difícil el cambio de chip para valorar el trabajo más humilde.

Está claro que igual que pasó hace años con los formatos SVHS, Mini DV o HDV, el FULL HD también está pasando a la historia dándose de lado por los festivales que apuestan por formatos más profesionales a sabiendas de que ahora son asequibles. Las ópticas a día de hoy son una clara carta de presentación según le das al play, y esto digan lo que digan, es así.

Dentro del formato corto siguen presentándose historias  más para festivales clásicos, como es el caso del cortometraje de Carlos Polo “HOME, SWEET HOME”, con una narración más poética y con claras pretensiones de victoria en festivales de clase A.

También tenemos cintas más arriesgadas que mezclan el cine ochentero americano en tierras españolas, hablo de Fernando Fernández Gómez con su tributo al cine yanqui “DOWNUNDER”, divertidísima y con unas interpretaciones que hacen que los minutos vuelen, un viento fresco que alivia las horas de visionado sin duda alguna.

17159281_752867191544407_189573220923215361_o

A mí, que me encanta el cine crudo y sombrío de Haneke, con lo cual me llamó la atención gratamente el corto “EL VESTIDO” de Javier Marco, que narra la escalofriante anécdota de un duelo en la vida de una familia de clase baja. Una cinta rodada con tiempos largos, y una fotografía realista que te sumerge en una atmósfera casi documental… yo lo vi en formato 4:3, algo que me sorprendió, pero que no le restó atención.

El-vestido-1

En definitiva el cortometraje ha subido mucho de nivel, y es muy difícil seleccionar tanto buen trabajo. En mi caso tuve suerte porque el festival admitía hasta 40 obras, pero si hubiera tenido que seleccionar un total de 15 o 20 como es en muchos casos… habría sido muy frustrante.

DOODLEBUG (el tercer corto de Nolan)

17754

¿Como sería un cortometraje para Notodofilmfest de Christopher Nolan?

Pues más o menos tenemos una prueba con su tercer cortometraje de 1997 llamado “Doodlebug”, en el que en poco menos de tres minutos nos sumerge en una historia minimalista, de un único protagonista, y que acapara toda la atención del espectador por su inquietante fotografía y su maravillosa manera de ser filmado.

Tras este corto se atrevería con un largo que le costaría 6.000$, y en el que nadie cobró un solo dólar. El largo se llamaría “Following”, no llegaría a salas de cine, pero triunfaría en festivales de cine independiente. Esto le llevó al interés de una productora por su siguiente trabajo “Memento”, el cual tendría un coste de 9.000.000 de dólares, con el que dio el salto al cine profesional.